LA INAPETENCIA ALIMENTICIA INFANTIL PUEDE DETERIORAR LA SALUD MENTAL

Los niños malcomedores pueden reflejar malestar psíquico en su mala relación con los alimentos, un problema que los pediatras reconocen que está insuficientemente valorado en el niño sano. Sólo desde una perspectiva integral, anticipativa y educativa podrán abordarse trastornos alimentarios que, en ocasiones, conducen a problemas de salud mental.

Hay pocos casos graves pero algunos niños que son malcomedores requieren un tratamiento multidisciplinar
Un estudio científico concluía este mismo año que los trastornos de la alimentación son, junto a la tos y la fiebre, las causas más frecuentes de consulta pediátrica. Se calcula que suponen el 12 por ciento de las consultas de atención primaria en las edades comprendidas entre 1 y 4 años. Los especialistas quieren distinguir entre los niños “melindrosos” y aquéllos que tienen una relación patológica con los alimentos, unas veces por motivos orgánicos y otras por causa emocional. Un 25 por ciento de los niños tienen trastornos alimentarios en algún momento de la vida; del 40 al 70 por ciento de los prematuros los padecen, así como el 80 por ciento de los que sufren discapacidades del desarrollo.

Varios expertos multidisciplinarios han explicado cómo identificar y manejar la falta de apetito infantil durante el XXIV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria, que se ha celebrado en Murcia. Hasta ahora hay pocos trabajos científicos rigurosos que puedan llevar a un concepto práctico y uniforme del niño que no come, pero los pediatras sugieren un planteamiento racional basado en su propia experiencia. “Cuando un niño no come es porque no puede, no lo necesita o no quiere”, ha explicado Venancio Martinez, pediatra del Centro de Salud El Llano, de Gijón.

Es importante actuar desde el principio porque tener en orden los hábitos básicos de la primera infancia es fundamental para la salud psíquica
Para poder saberlo recomienda que se haga un diagnóstico diferencial con historia clínica completa del niño y de su entorno, aplicarle la encuesta de riesgo nutricional y las curvas de crecimiento. Sólo así se detectará si el niño tiene una anorexia verdadera y valorar los riesgos nutricionales de una “falsa anorexia”, que siempre son menores.

Martínez cree que la lactancia, la educación de las madres y la sensibilización de los pediatras son factores protectores y sólo en casos extremos después de las pruebas diagnósticas se podría prescribir un suplemento nutricional individualizado.

Cuando un niño no come es porque no puede, no lo necesita o no quiere. Para saberlo hay que hacer un diagnóstico diferencial con historia clínica
“Hay pocos casos graves pero algunos niños requieren tratamiento multidisciplinar”, según David Gil, gastroenterólogo del Hospital Virgen de La Arrixaca, en Murcia, que propone un diagrama de actuación para el abordaje terapéutico sistemático de estos trastornos. La guía recogería, además de la valoración nutricional, los antecedentes familiares y personales del niño -malnutrición intraútero, tóxicos o infecciones durante el embarazo etc.- para llegar a dibujar la curva ponderal previa y descartar enfermedad metabólica o renal. A ello hay que sumar la historia nutricional actual, la valoración de la ingesta y la exploración física.

El estudio completo ayudará también a detectar falsos trastornos alimentarios, problemas asociados a enfermedad orgánica, disfunciones postraumáticas de la alimentación (afectan tanto a escolares como a lactantes) o a meros comedores selectivos. El gastroenterólogo ha expuesto diversas alternativas de tratamiento en niños malcomedores, como estimulantes del apetito, considerando sus posibles efectos adversos y por periodos muy cortos, módulos nutricionales o suplementos y batidos, pero sólo como último recurso y cuando se observan problemas nutricionales. “Los niños malcomedores precisan de un adecuado seguimiento desde la atención primaria para identificar también alteraciones de la conducta que pueden empeorar”, según Gil.

Rabietas anticomida
Para la psiquiatra infantil Fuensanta Robles, del Centro de Salud Mental de Molina de Segura, en Murcia, es fundamental saber manejar las rabietas anticomida, que en ocasiones pueden ser manifestación de trastornos psiquiátricos, pero no todo rechazo alimentario es patológico. “Es importante actuar desde el principio, aunque nos parezca que se trata de un malcomedor sano, porque tener en orden los hábitos básicos de la primera infancia es fundamental para la salud psíquica”.

Así, recomienda que contra la neofobia -no probar comidas nuevas- se le exponga a pequeñas cantidades del alimento junto con su plato preferido. “Pero habrá que servírselo de quince a veinte veces, sin forzarle a comer, para que termine gustándole”, ha explicado.

Una conducta más patológica es la de la ingesta selectiva, que puede conducir a otros trastornos de la conducta alimentaría si no se interviene a tiempo. Y aún más extrema es la aversión sensorial a la comida que acompaña a psicosis infantiles.

Manejo emocional
“El manejo emocional de los niños malcomedores debe hacerse antes de la intervención conductual y después de la psicoeducación de los padres y de que estos aprendan las normas básicas de alimentación”, ha recalcado Fuensanta Robles, que advierte de que los niños expresan en sus hábitos alimenticios el malestar emocional, desde un cambio de colegio a la separación de los padres.

La psiquiatra asegura que detrás de un niño de 1 a 3 años que no come siempre hay una dificultad en la relación madre/hijo, sea primaria o secundaria al acto de comer. El niño tiene que aprender el control sobre sí mismo y a identificar sus propias sensaciones corporales: comer cuando tiene hambre y dejar de comer cuando se ha saciado. “Siempre hay que diferenciar la comida de los aspectos emocionales y eso implica que no se les puede castigar ni premiar nunca con comida, ni siquiera con un postre”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s