OPORTUNIDADES PARA EL FORTALECIMIENTO DE LOS INDICADORES DE LA CALIDAD DEL AIRE

Oportunidades para el fortalecimiento de los indicadores de la calidad del aire en exteriores en
América del Norte
Todos los indicadores de la contaminación del aire en exteriores se basan en datos nacionales de
monitoreo de la calidad del aire. Sólo Estados Unidos puede combinar datos de población con
datos de monitoreo de calidad del aire para informar el porcentaje de niños expuestos a una
mala calidad del aire. Se identifi caron las siguientes oportunidades para futuras mejoras.
• Determinar el porcentaje de la población infantil que vive en zonas cuyos niveles de contaminación
atmosférica rebasan las normas establecidas exige una mejor comprensión de la relación entre la
población y los monitoreos de calidad del aire en los tres países.
• La capacidad para identifi car las zonas geográfi cas específi cas con niveles altos de contaminación
(como los corredores de transporte o hacia donde el aire lleva los contaminantes desde su origen)
mejoraría nuestra habilidad para identifi car las poblaciones potenciales en mayor riesgo.
• El porcentaje de la población infantil que habita en las urbes donde los niveles de contaminación
atmosférica en exteriores rebasan las normas de calidad del aire establecidas no ofrece una medida
completa del grado de exposición de la población. Por ejemplo, este indicador no revela dónde se
registran los casos en que más se rebasan las normas para múltiples contaminantes, ni tampoco qué tan
arriba de las normas llegó a estar la contaminación. Podría intentarse que las iniciativas futuras aporten
más información respecto de la intensidad con que en cada lugar o región se rebasan las normas.
• Para que este indicador sea más útil, las iniciativas futuras podrían establecer la relación entre las
concentraciones de los contaminantes atmosféricos en el ambiente y los efectos en la salud. Ello podría
incluir los vínculos con la salud, como el número de ingresos a urgencias por afecciones respiratorias y
otras enfermedades relacionadas, el ausentismo escolar y el uso de medicamentos.
• Dado que para algunos de los contaminantes no existen umbrales seguros conocidos, en indicadores
futuros deberán considerarse registros adicionales a los basados en las normas.
• Se requiere un mejor conocimiento de la química de los contaminantes en la atmósfera y su migración,
así como de los efectos que la exposición combinada a muchos de ellos tiene en la salud infantil.
• El indicador ideal proporcionaría medidas compatibles en los tres países durante un periodo razonable
(por ejemplo, 10 años), de manera que fuese posible monitorear las tendencias. Asimismo, proporcionaría
información de relevancia nacional para toda la población infantil de un país, al tiempo que refl ejaría las
diferencias importantes entre conjuntos de población en función de, por ejemplo, raza o grupo étnico y
localización geográfi ca específi ca.
• Estos indicadores de exteriores refl ejan sólo unas cuantas preocupaciones sobre la salud infantil. Es
posible incluir contaminantes atmosféricos de criterio en futuros trabajos sobre indicadores.
3.2 CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA EN INTERIORES
I
_____________________________________________________________________________________________________
I
Objetivo: Este indicador brinda información sobre las posibles exposiciones de los niños a contaminación
del aire en interiores, con especial atención en el humo de tabaco en el ambiente y las emisiones derivadas
de la quema de combustibles de biomasa.
Indicador actual: Datos sobre la exposición infantil al humo de tabaco en el ambiente (Canadá y Estados
Unidos), medición de los ninos expuestos a emisiones por la quema de combustibles de biomasa (México).
I_____________________________________________________________________________________________________I
Los niños expuestos al humo de tabaco en el ambiente (HTA) están en mayor riesgo de sufrir efectos
adversos de salud. La exposición al HTA7 se asocia con mayores riesgos de padecer bronquitis,
neumonía, infecciones en el tracto respiratorio bajo, otorrea media (fl uido en el oído medio) y el
síndrome de muerte súbita del lactante (President’s Task Force on Environmental Health Risks and
Safety Risks to Children 2000a, EPA, 2003, California Air Resources Board, 2005, Health Canada,
2005). Más aún, la exposición al HTA es uno de los irritantes conocidos que desencadena las crisis
de asma y tal vez intervenga en la aparición de esta enfermedad (EPA, 2003), aunque la o las causas
del asma siguen siendo objeto de investigación.
7 Canadá se refi ere a las emisiones fugitivas asociadas con el humo de segunda mano (“second-hand smoke”, SHS) y México
alude a los “fumadores pasivos”.

Los niños expuestos a emisiones de biomasa por la quema de madera también están en peligro de
sufrir algunos efectos en la salud. Éstos pueden incluir sensibilidad a infecciones en la nariz y vías
respiratorias, bronquitis, agravamiento del asma y función pulmonar disminuida. La Organización
Mundial de la Salud indica que “hay pruebas veraces de que la exposición a la contaminación
en interiores pueda conducir a infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores en niños de
menos de cinco años” (Organización Mundial de la Salud, 2005a). El humo en interiores contiene
contaminantes que se han identifi cado como posibles causantes de afecciones de salud: partículas
(mezcla compleja de sustancias sólidas y gotas), monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno,
óxidos sulfúricos (sobre todo del carbón), formaldehído, cancerígenos (sustancias químicas que se
sabe aumentan el riesgo de cáncer) como benzo[a]pireno y benceno (Organización Mundial de la
Salud, 2005b). La contaminación del aire en los hogares generada por la quema de madera o carbón
para cocinar es un problema de salud pública en México (Informe nacional de México).
Otros contaminantes de preocupación que pueden encontrarse en los hogares de América del
Norte incluyen PM2.5; polvos y alergenos, como la caspa de mascotas; mohos y esporas; gases y
aerosoles provenientes de artículos de consumo (limpiadores, entre otros) y plaguicidas, así como
otros gases y vapores asociados con las fuentes de combustión en los hogares. La contaminación
proveniente del exterior que logra colarse a los hogares es otra fuente de preocupación.
Como lo indica el modelo MEME (véase la ILUSTRACIÓN 3), las mediciones de la calidad del aire
en interiores presentan medidas de exposición sustitutas del porcentaje de los niños expuestos a
HTA en su hogar en Canadá y EU, así como las emisiones por la quema de biomasa en interiores
en México. Estados Unidos también brinda medidas adicionales de exposición con los niveles de
cotinina (producto de degradación de la nicotina y un marcador de exposición reciente al HTA)
en la sangre (EPA, 2003). Ello brinda un marcador de la exposición a HTA que indica la carga del
cuerpo a todas las exposiciones, incluidos los hogares y los lugares públicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s