PLANES NACIONALES DE VIVIENDA Y SANEAMIENTO 2006-2015

AGUA Y VIVIENDA PARA UNA VIDA DIGNA.
A PROPÓSITO DE LOS PLANES NACIONALES DE VIVIENDA
Y SANEAMIENTO 2006-2015
Rudecindo Vega Carreazo
Ministro de Vivienda,
Construcción y Saneamiento
No hay vida sin agua y no hay vida digna sin vivienda. Agua y Vivienda son dos de las necesidades
más elementales de los seres humanos y definen la esencia de una vida decente. La carencia
de una de ellas o, peor aún, de ambas, es un claro signo de pobreza, una nítida expresión de la
violencia estructural que limita o impide que las personas puedan desarrollarse como personas.
Justamente ahí, en la necesidad de proveer a todos de agua y de vivienda – hoy y en el futuro – se
resume la razón de ser del actual Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento.
Sin embargo, una tarea trágicamente pendiente en el Perú es la capacidad de planificar y ejecutar
propuestas a mediano y largo plazo. Pocas veces o casi nunca levantamos nuestra mirada al horizonte.
El día a día nos consume y marca nuestro accionar. Algunas veces – sobre todo durante
los procesos electorales o al inicio de los gobiernos – se discute y propone medidas generales de
mediano y largo plazo sin avanzar como se debe en su contenido. Y, otras veces, nos olvidamos
de lo avanzado y reiniciamos todo nuevamente.
Concientes de ello y con la finalidad de proponer una visión de mediano y largo plazo, consolidar
y dar sostenibilidad a los planes y programas iniciados y, sobre todo, apoyar a las personas, al
país y a sus autoridades nacionales, regionales y locales (todas ellas a ser renovadas en abril y
noviembre de este año) es que hoy entregamos, completamente actualizados y con un horizonte
hasta el 2015, el Plan Nacional de Vivienda y el Plan Nacional de Saneamiento.
Los Planes Nacionales de Vivienda y Saneamiento 2006-2015 surgen del compromiso del Estado
peruano por desarrollar la infraestructura y la vivienda con el fin de eliminar su déficit y con el
objetivo de extender el acceso de los servicios sociales básicos de agua y saneamiento, de manera
a proporcionar, a cada familia peruana, las condiciones necesarias para una vida digna y un desarrollo
saludable en un entorno adecuado. Estos planes llevan el signo de la lucha por superar
la pobreza al mismo tiempo que promover el empleo, con el fomento de la inversión pública y
privada para propiciar el crecimiento económico y el desarrollo nacional.

Este conjunto de propuestas de objetivos, metas e inversiones permitirán fortalecer y hacer más
competitivo el Sector, mediante la promoción de alianzas público-privadas, el fortalecimiento del
sistema de regulación sectorial y la introducción de la gestión por resultados y la rendición de
cuentas en el Sector.
Extender el acceso a una vivienda digna mediante las inversiones programadas, tiene además un
efecto directo en la prevención de conflictos relacionados con los derechos fundamentales de las
personas; si a esto le sumamos la participación de la población en las decisiones sobre el tipo de
servicios que requieren y los costos que están dispuestos a asumir por ellos, además de colaborar
en una administración justa y sostenible de los servicios, habremos avanzado en nuestra responsabilidad
de conseguir el desarrollo humano y solidario del país.
Finalmente, los Planes Nacionales de Vivienda y Saneamiento, pronto serán complementados
con los Planes de Desarrollo Urbano e Infraestructura que el Sector propondrá al país, donde se
dejarán establecidas las bases y orientaciones para garantizar la permanencia y la sostenibilidad
de las políticas del sector y afianzarse como políticas de Estado.
Lima, marzo de 2006

El objetivo central de estos Planes es contar con un marco director que oriente el desarrollo
coherente e integrado del sector VIVIENDA, comprometiendo a las diferentes entidades e instituciones
públicas y privadas involucradas a llevar a cabo este proceso de manera participativa,
concertada, transparente y con objetivos nacionales claros y bien definidos. Se trata de definir
y determinar programas y proyectos que permitan concretar y ejecutar los grandes lineamientos
sobre la materia, asumidos por el Estado Peruano en la Cumbre del Milenio y el Acuerdo
Nacional.
La “disolución” del Ministerio de Vivienda durante el primer gobierno de Fujimori y la reducción,
durante la década anterior, de la importancia del sector vivienda como actividad estratégica para
el desarrollo nacional, a través del progresivo desmantelamiento del marco normativo, institucional,
tecnológico y financiero que regía las actividades del desarrollo urbano, la vivienda y la construcción,
requiere generar un cambio cualitativo importante destinado a recuperar la credibilidad
pública del Estado como gestor del bienestar de la gente y responsable de garantizar un ambiente
sano para ésta y las futuras generaciones.
El Plan Nacional de Vivienda, denominado “Vivienda para Todos” 2006-2015, contiene los lineamientos
de política, objetivos, metas, estrategias y líneas de acción programática del sector para
los próximos años. Busca consolidar el auge de la actividad habitacional y los logros obtenidos
desde la creación del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento en el 2002, bajo la
perspectiva que la política de vivienda debe constituirse en una Política de Estado que garantice
la continuidad de sus principales programas y propuestas.
En el caso del sector saneamiento, el Plan Nacional de Saneamiento “Agua es Vida” 2006-2015
expresa un conjunto de medios necesarios para llevar a cabo las acciones que realizan las diferentes
entidades involucradas en el sector y que abarcan los ámbitos urbano, rural y pequeñas localidades,
promoviendo su integración. El Plan incluye no sólo las acciones a realizar por el propio
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, sino también las acciones que se requiere
realizar en el ámbito de las Entidades Prestadoras de Servicios (EPS), pequeñas municipalidades y
Juntas Administradoras de Servicios de Saneamiento (JASS), las cuales tienen a su cargo la administración,
operación y mantenimiento de los servicios rurales, e incluye, asimismo, el papel que
cumplen los Gobiernos Regionales en materia de saneamiento.
Estos planes, impulsados por primera vez en conjunto, se inscriben como parte del compromiso
de diálogo de las fuerzas políticas del país, la sociedad civil y el Gobierno para lograr un
Acuerdo Nacional. Dichas partes expresaron, en julio de 2002, el compromiso de proporcionar
a cada familia el acceso a una vivienda digna y condiciones básicas para un desarrollo saludable
en un ambiente de calidad y de seguridad; se comprometieron a otorgar un tratamiento
especial a las obras de servicio social, con énfasis en la infraestructura de salud, educación,
saneamiento, riego y drenaje, para lo cual plantearon la participación de la empresa privada
en su gestión.
De igual manera, los Planes se orientan hacia el cumplimiento del compromiso y adhesión del
Gobierno peruano por alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio planteados por la Asamblea
General de las Naciones Unidas, concientes de la importancia del agua y los servicios de
saneamiento tanto como de la necesidad de mejorar las características físicas y la calidad de las
viviendas a fin de lograr la superación de la pobreza, garantizar la salud de las personas, reducir
las tasas de mortalidad y morbilidad, promover la igualdad de géneros y la conservación del
medio ambiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s