INDICADORES RELACIONADOS CON EL PLOMO Y OTRAS SUSTANCIAS TÓXICAS

Indicador 4—Carga corporal de plomo

El plomo es un peligro ambiental importante en la primera infancia. La exposición a dicho metal puede
resultar en daños neurológicos en los infantes que pueden llevar a desórdenes del comportamiento,
problemas de aprendizaje y disminución del IQ. El indicador seleccionado proporciona información sobre
los niveles de plomo en la sangre de los niños.
Canadá no estuvo en condiciones de informar sobre este indicador, ya que no cuenta con datos
recientes representativos nacionales sobre el nivel de plomo en la sangre de los niños. En
reemplazo, Canadá presenta un estudio de caso sobre los niveles de plomo en la sangre en niños
de Ontario. El estudio muestra la asociación entre el decremento en los niveles de plomo en la
sangre en los niños de Ontario entre 1982 y 1992 y la eliminación del plomo en la gasolina.
México tampoco pudo informar sobre este indicador, ya que no dispone de datos nacionales sobre
los niveles de plomo en la sangre. Se presentan, en su lugar, datos de una serie de estudios locales
con participación de niños en poblaciones rurales y urbanas. Los datos, que cubren de 1979 a
2004, muestran los niveles de plomo en la sangre de los niños. México presenta también datos de
monitoreo de plomo entre 1990 y 2000 que confi rman la disminución sustantiva en la exposición
al plomo del aire ambiente gracias a la introducción de la gasolina sin plomo. Otro estudio de
caso ilustra que las emisiones industriales de plomo pueden acumularse en las comunidades en
cantidades sufi cientes como para plantear un serio riesgo a la salud de la infancia. Al mismo
tiempo, el estudio de caso ilustra las posibilidades de la rehabilitación y que algunos de los efectos
potenciales en la salud se pueden mitigar si se toman las acciones necesarias.
Estados Unidos presenta datos sobre los niveles de plomo en la sangre derivados de su programa
de biomonitoreo de la infancia. La mediana de la concentración de plomo en la sangre de los
niños de cinco y menos años cayeron de 15 microgramos por decilitro (μg/dL) durante 1976-1980
a 1.7 (μg/dL) en 2001-2002, una disminución de casi 85 por ciento. En 1999-2000 los mexicanonorteamericanos
y los africano-estadounidenses no hispanos registraron niveles más altos de
plomo en la sangre que los blancos no hispanos. EU presenta un estudio de caso de la relación
entre los niveles de plomo en la sangre en los niños, la eliminación del plomo en la gasolina y la
aplicación de otras medidas de reducción del plomo.

Indicador 5—Plomo en el hogar

Los niños pueden exponerse al plomo en las viviendas y otros ambientes intramuros debido al uso generalizado
en el pasado de plomo en la gasolina, la pintura, las tuberías y materiales de construcción y otros bienes de
consumo. Las fuentes de plomo en interiores incluyen el plomo en el polvo, la pintura a base de plomo y las
tuberías de dicho metal en Canadá y EU. En México una fuente importante de plomo intramuros es la alfarería
en talleres familiares que utilizan vidriado de plomo. Esta cerámica puede también resultar en exposiciones al
plomo mediante su uso en la preparación, almacenamiento y consumo de alimentos. Este indicador proporciona
información sobre las posibles exposiciones infantiles a fuentes de plomo en el hogar.
Para este indicador, Canadá presenta información sobre el porcentaje de niños que vive en
viviendas construidas antes de 1960, ya que dichas casas tienen mayor riesgo de contener pintura
con altas concentraciones de plomo. Esto puede aumentar el riesgo de exposición a través del
polvo de plomo en la pintura, si éste se expone debido a renovaciones o deterioro (en raspaduras
o virutas). Según los datos proporcionados, se ha dado una ligera disminución en el número de
niños que vive en hogares construidos antes de 1960. Por ejemplo, en 1991, 28 por ciento de los
niños menores de 4 años vivía en casas de ese tipo, porcentaje que disminuyó a 24% en 2001.

México no estuvo en condiciones de presentar este indicador. En su lugar se presentó información
geográfi ca sobre la densidad de las operaciones de cerámica en talleres caseros en varios estados.
El mapa muestra que la distribución de dichos talleres es más densa en la zona sur de México.
Estados Unidos no pudo presentar información específi ca para la infancia en este indicador. En su lugar
se ofrecen datos de una muestra nacional representativa del porcentaje de viviendas contaminadas
con pintura hecha con base de plomo, polvo de plomo o suelo con contenido del metal. El indicador
muestra que, entre 1998 y 2000, 40 por ciento de las viviendas tenía alguna pintura a base de plomo.
Veinticinco por ciento de los hogares tenía un riesgo signifi cativo de tener pintura de esa clase.

Indicador 6—Emisiones industriales de plomo

En esta sección los datos de los RETC 2 sirven de indicador de acción y muestran las tendencias en las emisiones
de contaminantes al medio ambiente, incluidas las emisiones en sitio al aire, agua y suelo, así como la inyección
subterránea en pozos y la transferencia fuera de sitio. Aunque no se ofrece información sobre las exposiciones
infantiles, los datos pueden indicar en dónde se están tomando acciones para reducir o prevenir las emisiones
de plomo al medio ambiente. Los datos RETC corresponden a las instalaciones industriales sujetas a requisitos
similares en Canadá y Estados Unidos.
Canadá registró una reducción general de 46 por ciento en las emisiones en sitio y fuera de
sitio de plomo y sus compuestos de las instalaciones manufactureras entre 1995 y 2000 (de
4,124 toneladas a 2,220). Las transferencias fuera de sitio (principalmente a rellenos sanitarios)
representaron la mayor proporción de las emisiones y también de las reducciones en el periodo.
Dado que el Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes (RETC) de México no está
todavía en pleno funcionamiento, México no cuenta con datos para este indicador.
Estados Unidos registró un incremento de nueve por ciento en las emisiones de plomo y sus
compuestos provenientes de instalaciones industriales entre 1995 y 2000: de 19,492 toneladas a
21,211. Las mayores reducciones de las emisiones de plomo en el periodo se dieron en las emisiones
en sitio al aire y al suelo, mientras que el mayor incremento unitario se dio en emisiones fuera
de sitio (principalmente transferencias a rellenos sanitarios).

Indicador 7—Emisiones industriales de ciertas sustancias químicas tóxicas

Un conjunto combinado de 153 sustancias químicas se reportó de acuerdo con los requisitos de los
registros de emisiones y transferencias de contaminantes de Canadá y EU durante el periodo 1998-2002.
Con la meta de dar seguimiento a los avances en la reducción y la prevención de las emisiones de dichas
sustancias de actividades industriales, estos datos de los RETC presentan las tendencias en las emisiones
en sitio al aire, el agua, el suelo e inyección subterránea, además de las emisiones fuera de sitio (sobre
todo disposición fuera de sitio para rellenos sanitarios).
En Canadá, las emisiones en sitio y fuera de sitio de las 153 sustancias químicas del conjunto
combinado disminuyeron 11 por ciento entre 1998 y 2002 (de 154,000 toneladas a 137,000), al
tiempo que el número de plantas que presentaron registro durante el periodo disminuyó 41
por ciento. La reducción en las emisiones se consiguió en parte por medio de las reducciones
registradas en el sector básico de metales (33 por ciento) y en el sector manufacturero de
sustancias químicas (36 por ciento).

México no presentó este indicador, dado que su programa de RETC obligatorio no está todavía
en plena operación.
Los datos de EU para las 153 sustancias químicas combinadas presentaron una reducción de 11 por
ciento entre 1998 y 2002 (de 1.45 millones de toneladas a 1.28 millones), con una ligera reducción
en el número de plantas que presentaron registros. Las reducciones se presentaron principalmente
en las centrales eléctricas (9 por ciento de reducción), la manufactura de productos químicos
(reducción de 24 por ciento) y los establecimientos de manejo de residuos peligrosos y recuperación
de solventes (36 por ciento). La metálica básica, que registró el segundo lugar por sus montos de
emisiones luego de las centrales eléctricas en 2002, tuvo un incremento de 16 por ciento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s