Evaluación para que todos se entiendan en la Torre de Babel

Carlos de Gregorio, Laura Moñino, Mariano de Iceta, Esther Chapela y Josefina Mas.

AUNAR TODOS LOS MODELOS PARA LOGRARLO
Evaluación para que todos se entiendan en la Torre de Babel
Evaluar la actividad de los hospitales de día y establecer unos criterios básicos para que pueda acreditarse su calidad podría ser básico para que las variopintas lenguas -modelos- que se hablan en un único territorio -Madrid- puedan acoplarse en una que todos entiendan.

David Rodríguez Carenas

“El mapa de los hospitales de día en España es muy variopinto”. Quien lo dice es Josefina Mas, psiquiatra y coordinadora del Hospital de Día del Principe de Asturias, en Alcalá de Henares, en Madrid, y con ella está de acuerdo Mariano de Iceta, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Infanta Sofía, de San Sebastián de los Reyes (Madrid): “Hay dos grandes grupos de hospitales de día: heterogéneos, en los que se busca un trabajo más a medio-largo plazo, y monográficos”.

Ante esta diversidad de hospitales de día psiquiátricos, la evaluación y la acreditación son un gran arma. “Los hospitales de día son como una Torre de Babel, y por eso está bien que cada uno cuente cómo es. La auditoría permite demostrar que se va por una línea concreta y adecuada”, sentencia Mas. Y De Iceta vuelve a coincidir: “Desde la gestión existe la necesidad de transmitir nuestras peculiaridades -tras medir lo que hacemos- para ser mejor comprendidos y respaldados”.

Haciendo caso a Mas, que pedía que cada centro contara su modelo, vamos a ello.

Diferentes modelos
Mas explica que el Hospital de Día del Príncipe de Asturias no es monográfico, pero se acerca a ello, ya que su asistencia se basa en un porcentaje muy elevado en pacientes con trastornos de personalidad.

“Nos basamos en la filosofía del medio terapéutico, en la que se crea un espacio seguro en el que se pueden manifestar los problemas de los pacientes, reflexionando sobre ellos, explorando y tratando”. El tratamiento se focaliza en el aquí y ahora, ha dicho Mas durante la Primera Jornada de Hospitales de Día del Hospital Infanta Sofía, celebradas en el centro madrileño.

Entre las claves del centro de Alcalá de Henares se encuentra la terapia basada en la mentalización: “La capacidad de mentalización es comprender y predecir nuestras conductas y las de los demás en términos de estados mentales. Los pacientes límite tienen una capacidad de mentalización poco robusta y la pierden en sus crisis”.

En cuanto al Infanta Sofía, “desde el principio nos adecuamos a la demanda, en lugar de ver lo que nosotros queríamos. Eso nos hace un hospital pluripatológico, más tendente a una estancia prolongada, porque el peso de los trastornos de personalidad es alto”, señala De Iceta. El Infanta Sofía se situó como centro de encuentro de elaboración del Plan de Salud Mental de la Comunidad de Madrid.

“Fuimos pioneros en la integración en la especializada de la salud mental, primero en la funcional y luego en la del sistema de información -Selene-“. De Iceta señala otro aspecto diferencial: “Intentamos incorporar aspectos de la atención global de los pacientes, no sólo atendiendo las visiones psicológica y psiquiátrica, aunque éstas sean las centrales”.

Del Hospital de Día de Villaverde, de Madrid, ha hablado la psiquiatra Laura Moñino: “Intentamos que sea un entorno social potencialmente terapéutico, ya sea en la llegada, en los descansos, en la comida o en las despedidas”. La estancia varía entre seis meses y dos años, pero existe la posibilidad de un grupo ambulatoria de observación, con una sesión semanal de 90 minutos, por ejemplo, para iniciar el trabajo terapéutico si hay lista de espera. “La estancia en este grupo es de uno a tres meses, para que la situación no se alargue”.

Moñino también ha destacado la importancia de las reuniones presenciales con los centros de salud, un tema en el que ha insistido Esther Chapela, psiquiatra del Hospital de Día del Infanta Leonor, de Madrid: “Es imprescindible asegurar la continuidad asistencial”.

Una de las actividades diarias del centro del Infanta Leonor -separado físicamente del hospital- es el grupo de buenos días, una hora y cuarto realizada tras el desayuno que “funciona como una asamblea, con todos juntos”. A pregunta del psiquiatra Carlos de Gregorio, coordinador del Hospital de Día del Infanta Sofía, se ha incidido en el tema: “¿Confunden los pacientes lo que pueden decir en las terapias de grupo y en las que están todos juntos?”. Chapela reconoce que al principio costó, “pero ahora lo entienden bien. Para eso ha sido clave la figura del paciente experto”. Por su parte, Moñino ha explicado que “un paciente es el coordinador del grupo, y regula tiempos, intervenciones…”.

Y EL PACIENTE, ¿QUÉ OPINA?

Si hay una especialidad en la que escuchar al paciente es aún más fundamental que en el resto, ésa es la Psiquiatría. Y eso es lo que han hecho en el Hospital de Día de Villaverde. Éstas han sido algunas de las conclusiones de determinadas actividades del centro, que ayudan a ver su utilidad:

Grupo comunitario: “Es la única terapia en la que estamos juntos todos los pacientes y los terapeutas. Valoras a las personas que te rodean y se resuelven los problemas con el resto de compañeros y con los terapeutas”.

Terapia escrita: “Aprendo a conocerme a mí mismo y a expresar lo que con palabras no puedo”.

Terapia de relajación: “Me ayuda a desconectar y a dejar de pensar”.

Opinión: “Tolero la opinión del otro”.Desde la gestión existe la necesidad de transmitir las peculiaridades -tras medir la actividad- para ser comprendidos y respaldados, según De Iceta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s