"Un Gadafi desafiante promete morir como un mártir"

Un Gadafi desafiante promete morir como un mártir

hace 1 hora 54 mins

Muamar Gadafi prometió el martes morir en Libia como un mártir en un exaltado discurso por televisión después de que soldados rebeldes dijeran que una región del este del país ya no estaba bajo su control. Seguir leyendo el arículo

“No voy a dejar esta tierra, moriré aquí como un mártir”, dijo Gadafi en el canal estatal, negándose a ceder a las demandas de sus propios diplomáticos, soldados y manifestantes, que claman en las calles que ponga fin a su Gobierno de cuatro décadas.

“Me voy a mantener aquí desafiante”, agregó.

Antes, varios testigos que huían hacia Egipto a través de la frontera indicaron que Gadafi está utilizando tanques, aviones de guerra y mercenarios para combatir las crecientes manifestaciones en su contra.

En la ciudad oriental de Tobruk pudieron escucharse explosiones esporádicas, según indicaron residentes a un corresponsal de Reuters, en la última señal de que el poder de Gadafi sobre la nación productora de gas y crudo se estaba debilitando.

“Todas las regiones orientales están fuera del control de Gadafi ahora (…) La gente y el Ejército están juntos aquí”, señaló el mayor retirado de la armada Hany Saad Marjaa.

La Casa Blanca ofreció sus condolencias por la “atroz violencia” en Libia y dijo que la comunidad internacional tiene que hablar con una sola voz sobre la crisis.

La agencia de refugiados de las Naciones Unidas instó a los vecinos de Libia a no dar la espalda a quienes huyen de la violencia, que fue impulsada por las décadas de represión y las revueltas populares que derrocaron a los líderes de Túnez y Egipto.

En el lado libio de la frontera con Egipto, rebeldes antiGadafi, armados con palos y rifles Kalashnikov, daban la bienvenida a los visitantes.

Cientos de refugiados se dirigían a Egipto en tractores y camiones, describiendo una ola de matanzas y pillajes desatados por la revuelta.

En la ciudad de Al Bayda, el residente Marai Al Mahry dijo por teléfono a Reuters que 26 personas, incluido su hermano Ahmed, murieron a tiros durante la noche a manos de seguidores de Gadafi.

“Te disparan sólo por caminar por la calle”, dijo, llorando inconsolablemente mientras pedía ayuda.

Los manifestantes eran atacados con tanques y aviones de guerra, declaró.

“Lo único que podemos hacer ahora es no rendirnos, no entregarnos, no retroceder. Moriremos de cualquier forma, nos guste o no. Está claro que no les interesa si vivimos o no. Esto es genocidio”, dijo Mahry, de 42 años.

Human Rights Watch dice que al menos 233 personas han muerto y los grupos de oposición estiman cifras mucho mayores, pero es imposible tener una verificación independiente.

La revuelta en Libia, miembro de la OPEP, ha elevado drásticamente los precios del petróleo hasta máximos de dos años y medio, con el barril por encima de los 108 dólares. La OPEP dijo que producirá más crudo si los suministros de Libia quedan interrumpidos.

Los refugiados que huían hacia Egipto narraron una ola de violencia y crimen.

“Cinco personas murieron en la calle donde vivo”, contó a Reuters Mohamed Jalaly, de 40 años, en Salum cuando se dirigía a El Cairo desde Bengasi. “Sales de Bengasi y no tienes (…) más que bandas y jóvenes con armas”, añadió, señalando que el camino desde Bengasi es extremadamente peligroso.

Los guardias libios se retiraron de su lado de la frontera y los nuevos gobernantes militares de Egipto – que asumieron el poder tras la caída de Hosni Mubarak el 11 de febrero – dijeron que el paso principal se mantendrá abierto las 24 horas para permitir el ingreso de enfermos y heridos.

Fuerzas de seguridad reprimieron ferozmente las protestas en todo el país, y los enfrentamientos se extendieron a la capital, Trípoli, tras surgir en el este petrolero del país la semana pasada.

Con las luchas intensificándose en todo el país, algunos partidarios de Gadafi comenzaron a abandonarle.

El embajador del país en India, Ali al Esaui, renunció a causa de la represión y dijo a Reuters que mercenarios africanos fueron reclutados para ayudar a sofocar las manifestaciones.

“La caída de Gadafi es el imperativo del pueblo en las calles”, declaró.

DESAFIO Y CONDENA

El domingo, el hijo de Gadafi, Saif, prometió que su padre lucharía “hasta el último hombre” y el martes el líder libio apareció en televisión tras días de aislamiento para negar las informaciones de que había huido a Venezuela, país gobernando por su amigo, el presidente socialista Hugo Chávez.

“Quiero mostrar que estoy en Trípoli y no en Venezuela. No crean a los canales que pertenecen a perros descarriados”, señaló Gadafi, quien ha gobernado Libia con una mezcla de populismo y fuerte control desde que asumió el poder en un golpe militar de Estado en 1969.

Las potencias mundiales condenaron el uso de la fuerza contra los manifestantes, con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, acusando a Libia de disparar a civiles desde aviones militares y helicópteros. El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió a puerta cerrada para abordar el tema.

Washington y Europa exigieron poner fin a la violencia y el ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, declaró que “una familia gobernante, amenazando a su pueblo con la guerra civil, ha traspasado los límites”.

Las manifestaciones se extendieron hacia Trípoli desde la segunda mayor ciudad del país, Bengasi, cuna de la revuelta que absorbió a un número de ciudades y que los residentes dicen está en manos de los manifestantes.

Algunos residentes indicaron que había compradores ansiosos haciendo fila fuera de las tiendas para abastecerse de comida y bebidas. Parte del comercio estaba cerrado.

LA VIOLENCIA EN EL MUNDO ÁRABE HACE CAER LAS BOLSAS Y DISPARA AL PETRÓLEO

hace 1 hora 30 mins

La ola de violencia en el mundo árabe, sobre todo en Libia, hizo temblar y retroceder este martes a las Bolsas mundiales, mientras los precios del barril de crudo continuaban subiendo con fuerza por los temores que suscitan el abastecimiento de gas y petróleo.

Tokio (-1,78%) y Hong Kong (-2,11%) cayeron al cierre, mientras que París (-1,15%), Londres (-0,30%) y Fráncfort (-0,05%) lograron limitar sus pérdidas tras una apertura en fuerte baja.

Cerrada la víspera por un festivo nacional (el Día del Presidente), la Bolsa de Nueva York abrió en baja: el Dow Jones cedía 0,33% y el Nasdaq -1,35%. La primera fuente de preocupación es el petróleo, que alcanzó niveles inéditos desde 2008, a raíz principalmente de la situación en Libia, uno de los principales productores de oro negro en África, que hace planear una amenaza directa sobre el abastecimiento.

Hacia las 17H00 GMT, en el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (designación del “light sweet crude” negociado en EEUU) para entrega en marzo se negociaba a 91,47 dólares, en alza de 5,26 dólares en relación al viernes, tras haber alcanzado 94,49 USD poco después de la apertura.

En el IntercontinentalExchange de Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en abril registraba un alza de 65 centavos a 106,39 dólares, luego de llegar a 108,57 dólares, nivel que no alcanzaba desde el 4 de setiembre de 2008.

El precio de la canasta de 12 calidades de petróleo crudo utilizado como referencia por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) superó el tope de los 100 dólares por primera vez en dos años y medio, alcanzando los 100,59 dólares, según un comunicado difundido el martes por el cártel.

La OPEP aumentará su producción de crudo en caso de escasez en el mercado por las revueltas en Oriente Medio y el norte de África, afirmó el martes el ministro saudita de Petróleo, Alí al Nuaimi.

“Los disturbios en Libia preocupan particularmente por una serie de razones, incluida la aparente determinación del régimen de usar la fuerza extrema para aplastar a la oposición”, dijo el analista Julian Jessop de Capital Economics.

Libia es el primer gran exportador de petróleo al que se han propagado las protestas iniciadas en Túnez y en Egipto, y el primero que registra “significativos trastornos en la producción de crudo”, agregó.

La situación en el mundo árabe ha creado una reacción en cadena en el mundo económico. Además de la parálisis de las economías de los países concernidos –turismo en claro retroceso, bolsas y bancos cerrados durante días–, afecta también a las empresas extranjeras implantadas en el norte de África.

Frente a la violenta revuelta y la represión del régimen en Libia, varias compañías petroleras instaladas en ese país –como la británica BP, la francesa Total, la italiana ENI, la española Repsol, la noruega Statoil y las alemanas Wintershall y RWE Dea–, comenzaron a evacuar a sus asalariados.

Otro daño colateral de la situación era la baja del euro ante el dólar, en un mercado cambiario volcado a las divisas refugio, como la moneda norteamericana, el oro o el franco suizo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s